Relatos de Lockhaven

Interludio - Final temporada

ANTERIORMENTE, EN LAS CRÓNICAS DE LOCKHAVEN:

Por primera vez, la patrulla de Thom se ha separado. Dividida entre ayudar a los refugiados y seguir a sus compañeros, Sloan ha abandonado su puesto para defender lo que cree correcto. Seguida por el silencioso Nathaniel, va a unirse a Medianoche para ayudar a aquellos que lo necesitan.

Mientras tanto, Kyle y Thom siguen las órdenes de la matriarca, que les ha enviado a Sprucetuck en busca de suministros para reforzar las Fronteras del Olor.

Y AHORA
Sloan corría todo lo que sus pequeñas patitas daban de sí. Llevaban días de camino, deteniéndose brevemente para comer o dormir. Nathaniel y ella debían llegar a Sprucetuck cuanto antes. O todo estaría perdido.

¿Quien habría pensado que las cosas saldrían tan terriblemente mal?

Al principio todo parecía correcto. Nathaniel había curado a aquellos refugiados que lo necesitaban, y medianoche y ella misma habían organizado a la población para racionar sus recursos. El hambre era atroz. Y los mercaderes mantenían precios abusibos, aprovechando el momento. Buitres…

Medianoche se desesperaba. Solo podía rogar porque la matriarca le ayudase a arreglar la situación. Noticias de que la propia Gwendolyn iba a intervenir en el conflicto le llenaron de esperanza. Su pecho se hinchaba de orgullo cuando llegó a la ciudad. Aquella a quien servía iba, por fin, a tomar el control de la situación. Tras duras negociaciones, el gremio de mercaderes accedió a donar un saco de grano a los refugiados.

Un solo saco.

¡Medianoche estaba furioso! Gritó a la propia matriarca que era un insulto. Que deberían reunir a la guardia y tomar lo que el pueblo necesitaba. Por la fuerza si era preciso. Cuando la matriarca le recordó que la guardia debe servir a todos los ratones, no subyugarlos, la mirada de odio de Medianoche habría helado la sangre a cualquier otra ratona.

Por miedo a lo que pudiese hacer, Sloan espió a Medianoche tras la cena. Se reunió con los cabecillas de los refugiados y de la ciudad. Y trazaron un plan: tomar Lockhaven y gobernar los territorios ratones. Ratones matando a sus hermanos.

Y Sprucetuck era la pieza clave. Medianoche sabía que si tomaban Sprucetuck controlarían las fronteras del olor. Que a la guardia no le quedaría otro remedio que claudicar. Y que apenas tenían defensas.

Esa noche, Sloan cogió a Nathaniel y echó a correr. No han parado desde entonces, y está agotada. Pero tiene que llegar. Advertir a su antiguo mentor. Defender los territorios ratones. Al final el lema de la orden es cierto:

“No importa contra lo que peleas, sino por lo que peleas.”

Comments

greatkithain

I'm sorry, but we no longer support this web browser. Please upgrade your browser or install Chrome or Firefox to enjoy the full functionality of this site.