Carta Tercera

Queridos padre y madre:

espero que recibáis esta carta plenos de salud allá en casa. ¿Que tal todo en el pueblo? ¿Están todos ya preparándose para la llegada del invierno?. Da recuerdos a la Sr. Miller de mi parte y que evite cargar demasiado peso sobre su dolida espalda.

Os escribo tras otra realizar otra misión para Gwendolyn . Veréis, nuestra señora nos pidió que escoltáramos a Elaine hasta Sprucetuck puesto que conoce como crear la más potente medicina conocida por los ratones lo que salvaría a muchos de los nuestros.

Dejadme que os hable de Elaine puesto que es una excepción entre los ratones estirados que viven en la capital. A pesar de ser una estudiosa y una eminencia, no es de la clase de ratones que viven encerrados y calentitos en sus casas llenándoseles la boca sobre la naturaleza y la espesura sin haberla pisado en años. Tras ayudarla a recolectar las hierbas necesarias para esa mejora, tuve ocasión de entablar conversación con ella y descubrí que también es de mi opinión de que el bosque es el terreno natural de los ratones y la naturaleza hay que vivirla. Os gustaría conocerla, seguro.

Partimos de Lockhaven nuestro jefe de patrulla Thom (de quien ya os he hablado antes), el joven Nathaniel (quien estaba dispuesto a ayudar los sabios de Sprucetuck en lo que fuera necesario), Elaine y yo.

El camino hasta Sprucetuck no fue fácil puesto que el invierno apremia y nos castigó la lluvia y el viento hasta el punto de tener que refugiarnos en una cueva puesto que Thom y Elaine cayeron enfermos, sobre todo esta última. Una vez allí descubrí que nos habíamos olvidado de las hierbas que portaba Elaine y que eran necesarias para el elixir. Mientras Nathaniel atendía a Elaine, Thom y yo volvimos a por las hierbas y vimos como una ardilla las robaba como único sustento apetecible en un terreno estéril. Conseguí recuperar las hierbas y espantar a la ardilla y tras recuperar la consciencia Elaine, conseguimos llegar a Sprucetuck. Me sentía especialmente enfadado por lo ocurrido, ¿Como pude olvidarme de las hierbas cuando transportaba a Elaine? ¿Como pude incumplir la promesa que me hice a mi mismo de guiar al grupo sano y salvo hasta Sprucetuck?.

Una vez en Sprucetuck, los sanadores intentaron curar a Thom y Elaine pero no mejoraban mucho y Nathaniel se dedicó a ayudar a los sabios a preparar el elixir como prometió. Es un cabezota pero tiene buen corazón.

Estaremos aquí unos pocos días pues Thom sigue con fiebres y yo estoy apremiando a los sanadores para que curen a Elaine o perderemos una gran ayuda para defendernos de los depredadores.

No son momentos alegres en mi nueva familia como veis pero tened por seguro que siempre estais en mi pensamiento y que eso me ayuda a seguir adelante.

Vuestro hijo, que os quiere:

Kyle

Carta Tercera

Relatos de Lockhaven greatkithain